Información

Pielonefritis o infección urinaria alta

Anuncios

La pielonefritis, también conocida como infeccion urinaria alta es una infección del riñón y de las vías urinarias.

Para clasificar la pielonefritis debemos tener en cuenta si existen complicaciones o no.

Pielonefritis. infección urinaria alta

Hay dos tipos de pielonefritis que son los más comunes son:

Pielonefritis aguda no complicada

Se le llama así al desarrollo repentino de una inflamación del riñón. La pielonefritis aguda normalmente ocurre como resultado de una infección de orina común (una “cistitis” o infección de vías bajas), pero es una infección mucho más seria que una cistitis, normalmente aún siendo así, con el tratamiento correcto, no suele dar mayor complicación.

Puede ser mucho más severa en personas de la tercera edad o con inmunodeficiencias.

Pielonefritis crónica

Infección de vías urinarias complicada. Las complicaciones son la sepsis o infección diseminada por todo el cuerpo, y la insuficiencia renal o incapacidad del riñón para fabricar orina.

La pielonefritis ocurre mucho más frecuentemente cuando existe reflujo vesico-ureteral (reflujo persistente de orina “hacia atrás”). Lo más normal en estos casos que el paciente presente pielonefritis agudas repetidas o pielonefritis crónica.

Incidencia y factores de riesgo

Así como la cistitis es bastante común, la pielonefritis lo es bastante menos, unos 3 a 7 casos por cada 10.000 personas solo la padecen. El riesgo aumenta dependiendo de varias situaciones, las más comunes son:

Reflujo vesico-ureteral: reflujo persistente de orina desde la vejiga a las vías urinarias en sentido ascendente, con estancamientos de orina en la llamada “pelvis renal”, que es la zona más alta de las vías urinarias, en su salida del riñón.

Uropatía obstructiva: es toda obstrucción en las vías urinarias que provoque un estancamiento de la orina. Hay muchas causas de uropatía obstructiva (embarazo, masas abdominales, etc), pero la que se da con mayor frecuencia es la urolitiasis (piedras en el riñón y/o en las vías urinarias).

La pielonefritis la pueden causar distintas bacterias, algunas mucho más peligrosas que otras.

Anuncios

Prevención

El rápido y completo tratamiento de las cistitis (infecciones de la vejiga) y de todas las infecciones urinarias en general, especialmente si son crónicas o recurrentes, puede prevenir el desarrollo de la mayoría de los casos de pielonefritis.

El tratamiento previo de las situaciones que puedan aumentar el riesgo, como el reflujo vesico-ureteral o la homeopatía obstructiva, previenen también esta situación.

Síntomas

Los síntomas más comunes son:

malestar general

fiebre

escalofríos

dolor en el costado o en la espalda

dolor abdominal

náuseas y vómitos

dolor al orinar

necesidad frecuente de orinar.

Color turbio o anormal de la orina.

Orina con sangre

Orina maloliente

Diagnóstico

Examen físico. Dolor y sensibilidad al palpar la zona del riñón.

Análisis de orina. Presencia en la orina de células de la sangre blancas y rojas.

Cultivos. Los cultivos de orina son útiles para detectar la existencia de bacterias en la orina. Los cultivos sanguíneos también se utilizan para este fin. Generalmente se tratará de bacterias llamadas “gram negativas”.

Ecografía abdominal. Es un estudio indoloro del abdomen usando ultrasonidos. Muestra signos característicos de pielonefritis.

Urografía I.V. Radiografías del riñón con inyección intravenosa previa de una sustancia yodada para dar contraste al riñón. En la pielonefritis existe una excreción de contraste muy disminuida. Además, pueden verse enfermedades fundamentales que justifiquen la presencia de pielonefritis crónica o recurrente.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son el control de la infección y la reducción de los síntomas, generalmente estos suelen persistir incluso más de 48 horas después del iniciar el tratamiento. Los más utilizados son:

1. Antibióticos.

2. Analgésico-antitérmicos.

3. Líquidos intravenosos (sueros).

El tratamiento de cualquier complicación debe ser lo más rápido y completo posible. Puede incluir hospitalización con cuidados intensivos, medicación u otros tratamientos. Las causas fundamentales deben ser tratadas. El tratamiento suele conllevar cultivos de orina para asegurar que la bacteria ha sido eliminada por completo del organismo.

Pronóstico

En la mayoría de los casos de pielonefritis se resuelven sin mayores complicaciones después del tratamiento adecuado. Algunas veces el tratamiento puede resultar largo y algo agresivo. En cualquier caso, el objetivo es evitar complicaciones como:

la recurrencia,

la sepsis o infección diseminada por todo el cuerpo.

la insuficiencia renal.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía